Concurso relato Little Kiss


Aquello iba a resultar de lo más incómodo. Siempre he sido muy olvidadizo, aunque aquella ocasión iba a ser la madre del cordero. Dios, qué haré cuando llegue el momento de acostarme, allí, al lado de mis empleados. Un jefe no puede aparecer en calzoncillos y camiseta interior ante personas que le hablan de usted. Además, la elección de la ropa interior tampoco había sido muy oportuna. Y encima con este pantalón corto modelo scout de pacotilla. Y eso que la noche anterior, antes de dormirme, recordé que no había metido el pijama en la mochila y tomé nota mental para hacerlo nada más levantarme. Por supuesto, el asunto no obtuvo de mí ni un pensamiento más.

El día estaba siendo agradable, con todos esos juegos, aunque no me sentía totalmente integrado. Los chicos parecían divertirse y bromeaban todo el tiempo entre sí, incluso me pareció descubrir alguna mirada con más picardía que la deseable entre compañeros de trabajo. Para mí reservaban un comportamiento más respetuoso, más distante, no olvidaban que yo era un superior. Sin embargo, yo me sentía bastante torpe en aquel ambiente campestre. No tengo ni idea de encender una fogata ni de orientarme en la montaña. Incluso he tenido que comprarme unas deportivas para la ocasión. Pero si hasta tengo alergia a las picaduras de mosquito. Y a orillas de un lago, los insectos se lo comen a uno.

Sigue leyendo

Anuncios

El Óscar de los sujetadores Little Kiss: modelo 888


A cada época le corresponde una corsetería con un concepto estético diferente, que tiene mucho que ver con la forma de vestir del momento.

Hasta los años 50, las mujeres utilizaban bandas anchas para suprimir el pecho, anulando todo signo de femineidad. El uso del sujetador se generaliza en el momento que surge el deseo de imitar a las estrellas del cine: Marilyn Monroe, Ava Gardner o Sofía Loren.


En los años 60 aparece un movimiento femenino que se rebela contra todas las formas de opresión y, como no podía ser de otra forma, la acaba pagando también el sujetador, el cual experimenta un retroceso en favor de la moda natural y libre.

Pero las demandas de las usuarias, le hacen volver con fuerza y es ahí donde surge nuestra estrella, el modelo 888, un sujetador con relleno y encaje que lleva 40 años con Little Kiss.

Modelo 888

La corsetería evoluciona hacia la moda exterior, y va incorporando bordados, encajes y fantasía, elementos característicos de los años 80.

En los 90, el culto al cuerpo se impone, prendas interiores que se sienten pero que no se ven.

Y por fin pasamos de siglo y la ropa interior se convierte definitivamente en artículo de moda. Hoy en día, los diseños de la ropa interior permiten lucirla públicamente y se confecciona para que se vea.
Madonna fue quién lo hizo definitivamente visible en su gira “Blond Ambition”, una prenda extravagante e impresionante diseñada por el modisto francés Jean Paul Gaultier.

Hoy existen sujetadores para el día y para la noche, para escotes pronunciados, espalda al aire sin tirantes, cruzados, atados al cuello que agrandan o disminuyen el volumen, con rellenos de silicona, agua. Sujetadores que masajean, que equilibran la temperatura del cuerpo, anti estrés…

Y después de 40 años nuestro 888 sigue en el mercado, cumpliendo Hoy precisamente años. Todo el equipo de Little Kiss queremos desearte un cumpleaños feliz.